branding estrategias para diferenciar tu marca
Blog,  Éxito

Branding: 10 estrategias para crear una marca diferencial

Hay muchas concepciones erróneas sobre el término branding. Unos creen que es lo mismo que marketing, otros creen que su función principal es ventas, otros que es la parte digital del marketing… Para todos los que no lo tenéis claro, el branding son todas las estrategias que se utilizan para crear la imagen de una empresa delante los ojos del consumidor. Es decir, es la impresión que tienen los consumidores en la cabeza cada vez que escuchan el nombre de una marca.

El branding está basado en los sentimientos que han sentido los clientes en experiencias pasadas con la marca. El servicio al cliente, los productos, el diseño, el precio, la calidad… Todos estos elementos afectan al branding. Vale, entonces os preguntaréis, ¿cuál es el objetivo del branding? ¿qué se pretende conseguir con él? El objetivo es crear una marca tan potente que la tengas posicionada en la cabeza de tus clientes como primera opción cada vez que tengan una necesidad relacionada con el producto o servicio que ofreces.

Diferencia entre branding y ventas

Uno de los aspectos que quiero remarcar en el artículo es la diferencia entre branding, que no es cuantificable, y ventas, que sí que lo es. Muchas marcas confunden estos dos conceptos y normalmente en campañas específicas de branding se esperan resultados de ventas. No hay nada de malo en buscar ventas, pero la campaña tiene que estar específicamente diseñada para ello. Por ejemplo, la creación de contenido online normalmente es branding. Una campaña de Facebook ads con el botón de comprar ahora es ventas.

Hay muchos libros sobre marketing, muchos gurús en este sector que te dicen cómo obtener resultados relativamente rápido. Y no hay nada de malo en ello, solo que es básico combinar la estrategia a corto con una a largo plazo, que es el objetivo del branding.

¿Por qué es tan importante el branding?

Hay muchos puntos positivos de hacer un buen branding, yo los resumo en tres:

  1. Desde el punto de vista económico, gastas menos en ventas. Piénsalo. Si las personas tienen en mente tu producto o servicio cada vez que tienen una necesidad, no necesitaras someterles a estímulos de ventas para que esas personas te compren.
  2. En un mundo lleno de competidores, se hace imprescindible tener ventajas competitivas para diferenciarte del resto. Hacer un buen branding es la mayor ventaja competitiva que puede tener una empresa ya que, si los productos tienen características similares, el consumidor siempre elegirá aquella marca de la que tenga mejores recuerdos y experiencias.
  3. Los productos no pueden sobrevivir a lo largo del tiempo, las marcas sí. Pongamos el ejemplo de Blackberry. Blackberry siempre se ha identificado con un solo producto, su teléfono móvil con teclado físico. Si hubiese creado una marca suficientemente fuerte podría haber pivotado y ofrecer otros productos.

Maneras de diferencias una marca

Cómo he comentado antes, la importancia de diferenciarse es capital. Ahora que todo el mundo puede entrar en cualquier sector sin apenas inversión, tu empresa y tus clientes tienen que tener claro qué es lo que te diferencia del resto de competidores. Veamos 10 estrategias concretas que sirven para diferenciar una marca.

Primera estrategia: pon un precio diferente.

El ejemplo más claro aquí es Starbucks. Cuando todo el mundo estaba acostumbrado a pagar muy poco por un café, salió Starbucks subiendo drásticamente el precio. Evidentemente el precio tiene que ir acompañado de una serie de factores que lo justifiquen, pero cambiar el precio es una manera de diferenciarte.

Segunda estrategia: sé el experto.

El primer ejemplo que se me viene a la cabeza es la app de recados Glovo. Desde el primer momento su mensaje ha sido “te llevamos lo que quieras en menos de 30 min”. Este objetivo les ha posicionado como expertos en los recados. Si necesitas que te lleven algo de manera rápida, piensas en Glovo.

Tercera estrategia: innova.

Parece sencillo, pero una innovación real está al alcance de muy pocos. Apple es la empresa que más ha representado el concepto en los últimos años. Iphone, Ipod, Itunes… Para una startup que está empezando es difícil, tienes que tener una tecnología muy diferencial, pero si lo consigues serás el rey.

Cuarta estrategia sé el mejor en servicio al cliente.

No se si conocéis Zappos, al e-commerce que vende ropa y zapatos online. Si no lo conocéis, buscad en Google “zappos customer service” y os aparecerán un montón de artículos sobre lo bueno que es su servicio al cliente. Una historia muy bonita fue cuando en 2016, una mujer llamó para devolver unas botas que le había comprado a su padre y las quería devolver porque su padre acababa de morir. La encargada de contestar la llamada le dijo que le devolverían el dinero y que se podía quedar las botas. Además, la empleada que atendió la llamada le envió un ramo de flores a su casa. Un muy buen servicio al cliente también es una manera de diferenciarte, no os olvidéis.

Quinta estrategia: cuenta la historia de tu marca de manera única.

La marca de ropa de skate, surf y snowboard Volcom ha transmitido la pasión de su historia y sus valores durante años. Si eres sincero y transparente con tu historia y tu mensaje, llegarás mejor a tus usuarios.

Sexta estrategia: transmite emociones.

Es exactamente lo que hace Coca-cola en sus campañas de publicidad. Con el eslogan que ha tenido en los últimos años, “destapa la felicidad”, Coca cola no quiere venderte el producto directamente, lo que intenta es venderte las emociones que te hace sentir el producto. Piensa que la gente se mueve por emociones y sentimientos, por lo que, si eres capaz de transmitirlo a tu público, tu marca llegará muy lejos.

Séptima estrategia: personifica tu producto.

Don Limpio, Gigante verde, el payaso de McDonald’s, el conejo de Duracell… Todo esto son marcas que han apostado por crear un personaje ficticio para conectar con sus usuarios. ¿Por qué lo hacen? Porque es mucho más fácil conectar con una personalidad que con un conjunto de beneficios, y lo que hacen estos personajes es ayudar a las marcas a establecer vínculos con sus clientes de una manera en la que no sería posible si no existieran.

Octava estrategia: da más calidad.

Sencillo, ¿no?. En realidad no, cuesta mucho hacer cosas de mucha calidad. Rolex es un ejemplo de calidad. Sabes que cuando compras un Rolex obtendrás lo mejor de lo mejor del mercado y siempre hay alguien dispuesto a pagar por esta gama de productos. Si optas por esta estrategia, lleva la calidad de tu producto al máximo y transmite todos esos componentes diferenciales a tu público objetivo.

Novena estrategia: redefine el uso de tu producto.

Slack es una de las herramientas de comunicación para equipos más importantes del mundo. Aún así, su idea inicial era la de crear un videojuego online donde los usuarios pudieran interactuar entre sí, como una especie de Minecraft. Pasados unos meses, el videojuego fracasó, pero el equipo directivo se dio cuenta de todas las interacciones que se producían entre los usuarios mientras jugaban al videojuego. Ese fue el momento de pivotar y crear un software de comunicación.

Décima estrategia: crea una nueva categoría.

Una nueva categoría de producto es una innovación en el producto o modelo de negocio para ofrecer algo nuevo en el mercado. Vamos a ver dos ejemplos para entenderlo mejor:

  • El Sunny delight es un ejemplo claro de innovación en el producto. El mercado de las bebidas refrescantes estaba saturado, había mucha competencia, y se creó este producto que no competía directamente con el mercado de los refrescos. Piénsalo, compras Pepsi o Coca Cola, pero puedes comprar Coca Cola y Sunny Delight.
  • Itunes es un ejemplo claro de innovación en el modelo de negocio. La música se compraba a través de CD’s o se descargaba de forma pirata en Internet. Apple creó Itunes, una plataforma donde puedes comprar la música de forma legal ya sea a través de canciones individuales a 0,99 céntimos o álbumes enteros.

 

Para acabar, os quiero recomendar el mejor libro de branding que he leído: se llama Brands and Bullshit  y ofrece una serie de estrategias prácticas que podemos utilizar los emprendedores y la gente que trabaja en marketing para crear una buena marca. El libro presenta los conceptos de forma muy clara y pone ejemplos de grandes marcas para que se puedan entender mejor todos los conceptos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *