Cómo enviar un correo electrónico

Cinco segundos. Este es el tiempo que tardo en saber si la persona que me ha enviado el correo electrónico puede encajar en el puesto de trabajo que ofrecemos. Llevo años leyendo correos de gente que ofrece sus servicios para trabajar en la empresa y he visto de todo. He visto correos donde no han escrito absolutamente nada y han enviado su currículum, he visto a personas exigiendo que las contratara porque es “lo que vuestra empresa necesita” y también he visto correos donde en la descripción del correo se jugaba con colores rosas, naranjas y azules para resaltar las virtudes de la persona.

Si, también he visto correos realmente buenos, pero cada vez que tengo que revisar todos los correos de una oferta, los números son similares: de cada 100 currículums, hay 5 que puedo salvar y con los que contactaré para saber más de ellos, lo cual no quiere decir que me hayan entusiasmado. Las primeras veces pensaba que era coincidencia, en ningún momento llegué a pensar que un 95% de las personas que quiere trabajar en una empresa se toma menos de 5 minutos para escribir un correo que determinará si tiene algún tipo de opción de participar en el proceso de selección.

El problema principal es que cuando escriben el correo normalmente lo que hacen es pedir a la empresa un favor (una entrevista de trabajo, un contrato laboral…) en lugar de darles algo a cambio antes. Esta técnica de pedir antes de dar nada a cambio suele ser la peor estrategia que se puede utilizar cuando se quiere conseguir algo y es lo explica el emprendedor estadounidense Gary Vaynerchuk en su libro “Jab, Jab, Jab, right hook”. Pensadlo bien, ¿por qué Netflix y HBO dan un mes de prueba gratis? Precisamente porque han implementado esta estrategia de dar primero (todas las serie y pelis que queramos durante un mes) y luego pedir algo a cambio (una cuota mensual).

¿Cómo aplicar la estrategia de dar antes de pedir?

Veamos un correo estándar de alguien aplicando a una oferta de trabajo, en este caso de periodismo:

Este es una estructura de correo estándar, con una breve introducción donde directamente la persona pasa a pedir que se la tenga en cuenta como candidata y lo que da a cambio son dos artículos escritos para otra revista con un estilo totalmente diferente y con temáticas que no encajan con el medio en cuestión.

Reformulemos el correo introduciendo el concepto que hemos explicado anteriormente:

Mucho mejor, ¿no?. ¿Pero por qué? ¿Qué cambia de un mail a otro? Hay muchas maneras válidas y creativas de enviar un correo cuando buscas trabajo, pero todo se resume en tres apartados.

1) El asunto

Un 33% de los destinatarios de los correos electrónicos decide si abre o no el correo en función del asunto. En el caso de una oferta de trabajo es diferente ya que el encargado de selección de personal está “obligado” a leerlos todos. Aun así, un asunto diferente y original puede hacer que la persona se interese y mire más detalladamente el perfil de la persona en cuestión.

El asunto varía mucho según el tipo de trabajo por el que se está aplicando. Si es un trabajo de publicidad o en el que se exija creatividad, el asunto tiene que ser creativo. Si por el contrario estás aplicando a una oferta de trabajo en la que la creatividad no es un factor determinante, es correcto poner el nombre de la oferta de trabajo y tu nombre. Estos son algunos ejemplos de asuntos que me han llamado la atención:

– ¿Buscáis un (oferta de trabajo)? (Nombre) para serviros

Un asunto directo pero ligeramente diferente. Puede sustituir el formato típico de nombre de la oferta de trabajo con el nombre del candidato.

– Todo lo que puedo aportar a (nombre de la empresa)

También bastante directo, pero gusta porque el que aplica se pone en la posición de dar primero y no de pedir.

– Más (videos, diseños, texto…) a cambio de un café

Este asunto funciona si en el mail ya se ha adjuntado información y un portfolio del candidato. Fijaros que no es videos, diseños, textos… a cambio de un café, sino que añade la palabra “más” al principio.

2) El mensaje

Este es la parte donde hay más errores de comunicación por parte de los candidatos. Las claves para desarrollar bien este apartado son las siguientes:

– La largada del mensaje

Una de las partes más difíciles es encontrar el equilibrio entre hacer un mensaje demasiado corto, que demuestra poco interés por el trabajo, y un mensaje largo que puede llegar a aburrir. Entre 120 y 250 palabras es lo correcto.

– Haz un breve resumen de quién eres

Muchas veces, el encargado del proceso de selección no abre el CV del candidato porque el mensaje no es lo suficientemente atractivo. Para evitarlo, explica brevemente algunos sitios donde has trabajado o estudiado y destaca alguna de tus virtudes o especialidades.

– Haz tu trabajo

No hay nada peor que leer el mensaje de una persona que no tiene ni idea de la empresa a la que está aplicando. Para evitarlo, demuestra qué sabes quienes son, qué hacen, cuál es su misión y que estás al corriente de lo que han hecho últimamente.

– Ofrece algo sin que te lo pidan

Esta parte no es absolutamente necesaria, ya que puede implicar mucho tiempo, y depende mucho del sector al que ya que puede llegar a implicar bastante tiempo. Por ejemplo, si estás buscando una oferta de arquitecto no tiene sentido que pases meses diseñando planos. En cambio si que hay muchos sectores que tiene sentido hacerlo:

  • Periodismo: envíales un artículo adaptándote a su manera de escribir y escribe sobre temáticas que les interese sacar. Para ello, puedes revisar la misión de la empresa y buscar en redes sociales los posts que mejor les han funcionado y con los que la gente interactúa más. No sirve que les envies contenido que ya has escrito para otros sitios.
  • Video: crea un video desde cero adaptándote al estilo y manera de comunicar de la empresa. De nuevo, mira qué contenido les funciona más en sus redes sociales y sé original a la hora de montar el video.
  • Marketing: haz un mini estudio sobre las oportunidades que ves en la empresa. Nunca lo enfoques cómo los problemas que tiene la empresa y las soluciones que tú vas a aportar, sino que te tienes que limitar a analizar lo que han hecho cómo empresa y a sugerir oportunidades que creas que les pueden beneficiar.

– Sé simpático y tira algún que otro piropo

Sin pasarse ni abusar de ello, pero algún que otro comentario positivo de la empresa siempre gusta. Además demuestra que el candidato conoce la empresa y eso siempre gusta.

3) La manera de contactar

Nos guste más o nos guste menos, es mucho más fácil entrar en cualquier puesto de trabajo si vienes recomendado por otra persona que ya trabaja en ella. ¿Qué pasa si nadie te puede recomendar? Pues que tienes que encontrar los puestos clave del departamento al que quieres aplicar y crear algún tipo de relación con ellos para que te recomienden al encargado de contratar.

Normalmente todas las ofertas de empleo tienen un correo electrónico para enviar las solicitudes de empleo, y tú como aspirante a ese puesto tienes que enviar. Pero no debe limitarse solo a eso, sino que tienes que venderte de la mejor manera posible a uno de los encargados del departamento en el que quieres trabajar. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Enviar un mail a la dirección de correo de la oferta laboral. El mail, como hemos comentado antes, tienes que resaltar y llamar lo máximo posible la atención del encargado de leerlo.
  2. Busca el nombre y apellidos a través de Linkedin del encargado/os del departamento en el que quieres trabajar y envíale una solicitud para tenerlo cómo contacto. Para eoncontrar los empleados de la empresa, utiliza el filtro de Linkedin de “empleados actuales” de la empresa en cuestión.
  3. Escribe un mensaje dónde le expliques al encargado todo lo que podrías aportar a su equipo. Acuérdate de aplicar la estrategia de dar antes de pedir.
  4. Si no acepta tu solicitud en Linkedin o no ve tu mensaje, contacta con la persona a través de otras redes sociales como Instagram o Twitter. Actualmente Instagram Direct es una de las mejores herramientas para contactar con gente que no conoces.

escribir correo instagram direct

Es importante destacar que esto es una estrategia para llamar la atención y que si el perfil de la persona no es interesante no se conseguirá nada. En cambio, si el perfil es interesante generaras más posibilidades de que alguien te recomiende al equipo encargado de las contrataciones y será cómo si tuvieras a un conocido en la empresa que habla bien de ti.

El mercado laboral en España es un mercado muy competitivo y, para un puesto de trabajo, probablemente haya entre 100 y 200 personas que estén aplicando. La estrategia que utilizan muchas personas a la hora de aplicar a un trabajo se basa en enviar el CV a muchos sitios y “seguro que de los 100 currículums que he tirado alguien estará interesado y me llamará”. Es el momento de empezar a cambiar de estrategia y dedicarle mucho más tiempo y esfuerzo cuando aplicamos a los trabajos en los que realmente queremos trabajar, demostrando que nuestro perfil es el adecuado para el trabajo y diferenciándonos de las otras 100 personas que también quieren trabajar allí. Y esto no se hace en 5 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *